Categorías
Sin categoría

Su historia 2


Cambió su rutina, cambio las calles por las que habían andado juntos. Dejó de ir a los lugares que frecuentaban.
Cambió todo lo que puedo.
Aún así el destino le jugaba malas pasadas.
Cada vez que se recomponía a si misma y decidía que era el momento de olvidar, el destino hacía que se lo cruzase en algún lugar, por raro que resultase. Cada vez que sacaba fuerzas y decidía pasar página, algo ocurría que no le dejaba avanzar; cada vez que volvía a sonreír y a ser ella, algo la desestabilizaba; lugares, circunstancias o lo que fuese que le recordaba a él.
Era como si algo externo lo impidiese, era como si el universo entero se negase a que aquella historia de amor terminase.
¿Estarían unidos por el hilo rojo del destino? ¿O todo había sido una lección de vida?
De las veces que se veían casi nunca hablaban, cruzaban alguna palabra y poco más. O sólo se lanzaban un saludo con la mano, como si fuesen simplemente dos conocidos.
Ella ocultaba sus sentimientos, y por eso no hablaba casi con él, aunque lo que más deseaba era tener las cosas claras. Pero unos meses atrás decidió dejar de intentar hablar con alguien que no quería; quizás le costase tomar algunas decisiones, pero una vez lo hacía no había nada ni nadie que le hiciese cambiar de idea.
Nunca iba a volver a decir nada, nunca en primer lugar.
Él callaba y ella no sabía muy bien por qué. ¿Porque no sentía nada?¿Porque sentía demasiado? Quizás se escondía de sus sentimientos cómo ella.
Aquella última tarde que la casualidad los encontró, la voz con la que él se había dirigido a ella era muy dulce y con algún tipo de sentimiento a pesar que no dijeron nada personal; y cómo siempre le ocurría… el mundo dejaba de existir a su alrededor incluso en esos breves instantes.
Ella en esa ocasión se había mostrado fría; y evitó prolongar la conversación. Fue incapaz de mirarle a los ojos, por miedo a bajar su barrera… ¿Y si él pensaba que ya no le importaba a ella?¿Y si su actitud lo que hacía era alejarle?¿Por qué de todo lo que ocurría? Puede que nunca lo supiese.
De momento el destino, las circunstancias o lo que fuera que fuese, la mantenían así, con una falsa ilusión y sin tener muy claro que querían decir las señales que recibía.
Pero aquel fin de semana decidió que era el momento de salir de su estado pausado y recuperar su alegría y su ilusión por crear vivencias nuevas.
Organizó junto con su amiga un día de recuperación, programado desde primera hora y hasta la noche: lo primero el almuerzo para coger fuerzas, luego un buen paseo que eso siempre va bien; por supuesto comer en una terraza con sol y por la tarde ir a comprar algo para estrenar esa misma noche en la cena.
Además de dejar cerrado el tema del corazón: no más tristeza, no más pensamientos, sólo vivir.
-Lo último- le dijo a su amiga- es el tema del cumpleaños. Está tan cerca…
-¿Qué quieres hacer?- preguntó su amiga.
-Pues no lo tengo claro, una parte de mí quiere hacerlo; la otra dice que ni se me ocurra.
-Bueno, aún tienes tiempo. Piénsalo de aquí a que llegue y ya decides- dijo mientras la abrazaba para mostrarle su apoyo.
-Sí, eso haré.
Y el día continuó.
Dejaron de hablar de ello y se rieron recordando anécdotas, mirando fotos y planeando otros días. Lo único que las ideas suelen ser traicioneras: es relajarte, bajar la guardia y los pensamientos cobran vida propia.
Se despidieron no sin antes hacer la reserva para la cena y poner una hora para estar listas. Se volvieron a abrazar y cada una emprendió el camino hacia su casa.
Y el pensamiento volvió, mientras iba por la calle  hacia su coche ignorando todo a su alrededor.
-¿Le felicito o no lo hago?- y deshojaba la margarita mentalmente.
-Sí, porque me sentiré mal si no lo hago -razonaba.
-No, porque no voy a poder decir sólo Felicidades- justificaba.
Y entre tanto si o no, llegó a su casa.
Mientras habría la puerta del garaje para guardar el coche, tomó la decisión: no lo iba a hacer. No habían motivos suficientes para hacerlo y era su último pensamiento.
Paró el motor y se dispuso a bajar las bolsas que llevaba en el maletero.
Cogió su chaqueta para buscar las llaves y algo le cayó al suelo: un protector de labios que llevaba en el bolso. Cuando se agachó a cogerlo vio algo más en el suelo.
Fijó la vista y…. ¿Cómo era posible?
El colgante de un llavero estaba ahí. Justo el que él le regaló con las llaves de su casa. Ese que no sabía dónde estaba, y que unos meses atrás se había roto. Y apareció de repente.
¿Era otra señal del destino?
Al final le felicitaría…..

Pero aquel fin de semana decidió que era el momento de salir de su estado pausado y recuperar su alegría y su ilusión por crear vivencias nuevas.
Organizó junto con su amiga un día de recuperación, programado desde primera hora y hasta la noche: lo primero el almuerzo para coger fuerzas, luego un buen paseo que eso siempre va bien; por supuesto comer en una terraza con sol y por la tarde ir a comprar algo para estrenar esa misma noche en la cena.
Además de dejar cerrado el tema del corazón: no más tristeza, no más pensamientos, sólo vivir.

Por Rouse

Mente soñadora, corazón puro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s